Domingo, 24 Octubre 2021

San José

 

San José, nuestro Santo Patrono

Esta sección de Ver y Creer está dedicada a San José porque él es nuestro Santo Patrono y a él le tenemos encomendado permanentemente nuestro trabajo. Así como José sostuvo, crió, y formó a Jesús Niño con sus propias manos, las manos que le recibieron, cargaron, acariciaron y trabajaron para Él siendo carpintero y constructor, así San José nos sostiene a nosotros, protege, orienta y tutela cuanto hacemos en este trabajo.

Queremos dar a conocer a este gran hombre a quien el Padre celestial confió, bajo su cuidado y protección, sus tres más grandes tesoros: su Hijo, su Madre y su Iglesia.

Esta sección queda abierta a todos los suscriptores y lectores de este sitio para que compartan sus conocimientos, experiencias, devociones y testimonios de San José, lo que será de gran ayuda para quien lea y para quien envíe información, pues sabemos, según lo cuenta la Tradición, que el Señor le prometió a San José, durante su tránsito de este mundo al Cielo, lo siguiente: “Al que escriba tu historia, tus obras y tu partida de este mundo y las palabras salidas de mi boca, lo confiaré a tu custodia por todo el tiempo que permanezca en esta vida. Y cuando su alma abandone su cuerpo y tenga que dejar este mundo, yo quemaré el libro de sus pecados, y no lo atormentaré con ningún suplicio el día del juicio; y haré que atraviese sin dolor ni quebrantos el mar de fuego”.

Le invitamos a que envíe, en cualquier idioma, artículos y videos sobre San José. También puede enviar comentarios o testimonios de favores o milagros recibidos por su intercesión. Se publicará todo envío que apruebe el Consejo Editorial de Ver y Creer. Los envíos deberán contener el nombre del remitente.

Para enviar artículos o videos, hágalo por e-mail al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para enviar comentarios o testimonios breves, haga click aquí.

En menos de 8 días, trabajo permanente

Leí su artículo y pedí por trabajo para mi hermano y en menos de 8 días tuvo la proposición seria de trabajo permanente.

Gracias a San José y gracias a ustedes por darme a conocer de su veneración.

Muy apreciado por Dios

El día 19 de Marzo es motivo de gran alegría, tanto aquí en la tierra como en el Cielo, para aquellos que, con la libertad de creer, creemos en Jesús, porque este día se recuerda a su papá adoptivo, San José. Día tan grande, porque grande es este santo por ser el custodio, padre, que formó, educó, y alimentó al Hijo de Dios.

Ese papel de padre adoptivo (o madre), es muy apreciado por Dios en tantos casos que, como San José, se encargan y adoptan como suyos a hijos que no son suyos, pero que de corazón lo son, por sus cuidados y amor que les donan. Hacen enternecer de amor a Dios.

Como este bienaventurado santo (como lo llama Santa Teresa), no se han encontrado ni se han dado otros de tal magnitud en la historia de la Iglesia. Esposo de María y enorme en la amistad de Dios.


Empezó a llenarme de bendiciones

SOY FIEL SEGUIDORA DE SAN JOSÉ. NO SE PUEDEN IMAGINAR TODO LO QUE ME HA CONCEDIDO. AL PRINCIPIO SE TARDÓ, PERO CREO QUE ESTABA PROBANDO MI PERSEVERANCIA, Y AL DARSE CUENTA DE ELLA, EMPEZÓ A LLENARME DE BENDICIONES CONCEDIÉNDOME TODO LO QUE LE PIDO CON MUCHA FE. HAGAN LA PRUEBA.

RECORDEMOS QUE ÉSTE SANTO ES PATRONO DE LA IGLESIA, DE LA BUENA MUERTE, DE LA FAMILIA Y DEL TRABAJO. CLARO, POR ALGO FUE ESCOGIDO PARA CUSTODIAR A LOS DOS TESOROS DEL CIELO: A JESÚS Y MARÍA.



Haré humildemente una petición a San José

Mañana es día de la festividad de San José. Escuché su programa y pediré me ayude para endulzar el corazón de Beatríz, quien fue mi esposa, bueno aun lo es para mí por estar casados en sacramento, y me permita ver a mi hija Ana... No ver a mi hija es el mayor dolor de mi corazón... lo que suceda se los escribiré. Gracias, Sr. O'Farrill, su programa ha traído esperanza a mi vida... gracias.

El mejor ejemplo de Padre

Monterrey, Nuevo León. Recibí una llamada en el trabajo, con malas noticias… ya no estaría más con nosotros el papá de mi sobrino, a partir de esa noticia mi vida cambió.

En un compromiso con mi pequeño, a partir de la muerte de su papá, era renunciar a mis propios planes de vida por él, (imagino que es así el compromiso que todo padre responsable siente por sus hijos).

Es palpar en propia carne y sentimientos, lo que por naturaleza no pude concebir. Responder a ese encomiendo que Dios me dio en un ser humano, que tiene la oportunidad de vida y misión para un futuro.

Es por ello que me inclino por el mejor ejemplo de padre. Sí, San José, por el cuidado que se le encomendó en el ser humano –divino Jesucristo-, que recibió en sus brazos, que vio crecer, que cuidó y educó, pero sobre todo, que amó como propio hijo.

Gracias doy a Dios, por invitarme a lo más emotivo que le puede suceder a un ser humano con su primogénito, como padre putativo, sí, pero recibiendo sus bendiciones en los sentimientos, emociones, alegrías, dichas, orgullos, tristezas, enojos, enfermedades, caprichos, preguntas e inocencia de mi pequeño, que jamás imaginé poderlas recibir en un hijo propio. Me pregunto, ¿cómo puedo retribuirle tal bendición a Dios? Siguiendo el mejor ejemplo de padre, San José, Santo, San José.

A ti Padre, Madre o Tutor, te comparto esta historia, cuida con mayor razón a tus hijos, y encomiéndalos a San José, ponte en comunicación con él, ruega para que en la oportunidad que Dios te brinda, puedas dar la mejor de las respuestas y cuidar de ese tesoro. Porque se aprende que en la inocencia pura que vas descubriendo en los hijos, es lo que te acerca al amor y confianza que Dios te dio en su encomiendo.

Recuerda al mejor ejemplo de Obediencia, sencillez, valentía y sumisión, lucha día a día, todos los de tu existencia y sigue el mejor ejemplo de padre, San José, Santo, San José.

Dios Bendiga a los buenos Padres, Tutores y Madres viudas…que ofrecen su vida misma por los hijos encomendados.

Con Amor para ti hijo.

“El Hijo de Dios se ha hecho hombre para que los hombres sean hijos de Dios en él”.

San Juan

Jaculatoria

Mi madre me enseñó a orar así:

"Patriarca Divino, Señor San José: todos te pedimos, la gloria nos des".

Este gran santo

Gracias por darnos la oportunidad de conocer la vida de este GRAN SANTO.

Las cosas empezaron a cambiar

Recientemente, mi amigo Roberto O'Farrill me mostró cómo y porqué San José es el camino hacia nuestro señor Jesucristo, me mostró también como él puede llevarnos a conseguir favores y milagros y lo único que hice yo, fue ponerme blandito, cooperar, tener fe y pedirle.

Cuando Roberto me habló de este tan noble santo, en mi vida había confusión y frustración, yo sentía estar en problemas en mi ámbito económico, laboral y el familiar y no pasó más de una semana cuando las cosas empezaron a cambiar, al verlo y sentirlo, le envié un mensaje a mi amigo Roberto y él al más puro estilo teresiano me contestó únicamente: “es cosa que espanta”.

No de mucho serviría que yo contara cada una de mis experiencias, bastaría con citar a santa Teresa de Jesús y decir “solo pido, por amor de Dios que lo pruebe quien no me creyere; y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca y tenerle devoción”, y permítanme decirles que existe quién se resiste a pedirle, allá ellos, sin embargo yo les insisto, pues quisiera que todos se vieran favorecidos del amor de San José, no hay momento que dude en agradecerle y en pedirle y no hay momento en el que él no interceda ante Jesús. Si en efecto, mi vida ha cambiado y no es decir que se ha volteado, porque lo que ha cambiado es mi forma de vivir, trabajo con más gusto, atiendo a mi familia con más amor y vivo todo momento con la confianza de saber que san José está ahí, quién no me crea, solo atrévase a intentarlo y san José le dará la claridad y le manifestará su amor.

Ante esto, no podía dejar pasar la fiesta de san José por desapercibida y nuevamente acudí a mi amigo Roberto, me dijo que iba a pensar que podría yo hacer y fue así, como posteriormente me invitó a participar en el patrocinio de la edición del libro "José y María Historia de un Gran Amor" del teólogo Carlos Saravia Máynez y comparto con ustedes la experiencia de que al lado de este noble santo es mucho más fácil no desistir de mis sueños y no darle tanta importancia a los problemas que no puedo resolver, porque se van a resolver.

Hace casi 31 años mi padre partió de este mundo, dejando un enorme hueco en mi vida, Dios decidió llevárselo sin darme la oportunidad de despedirme de él, un infarto fulminante fue la razón de su muerte y me tuve que acostumbrar a crecer sin padre. Muchos años después, el buen san José ha llenado este hueco, no hay paso que de que no vaya acompañado de él, consciente o inconscientemente su presencia es continua… ¿qué mas pudiera yo pedir? Tengo un padre que siempre me acompaña y me acompañará hasta mi lecho de muerte.

Gracias san José, gracias por tu compañía, gracias por ser un fiel y seguro conducto hacia nuestro Señor…

Oración para los días miércoles

La comparto. Cordiales saludos.

Oración para los días miércoles

Oh padre mío, señor san José en este miércoles consagrado por tus devotos a tu culto, quiero manifestarte mi alegría por tu grandeza y mi confianza en tu poder.

Bendigo el corazón de la Santísima Trinidad por haberse dignado elegirte desde toda la eternidad como representante del padre en la tierra, como custodia del Verbo hecho carne y como esposo dignísimo de la Reina del cielo.

Esta predestinación divina te elevó maravillosamente sobre todos los ángeles y santos del cielo y ella es la que infunde en mi corazón una confianza ilimitada.

Alcánzame del cielo la gracia santificante y el dolor de mis pecados y las cosas necesarias para mi conservación y mi sustento.

Haz oh santo mío que crezca más y más mi cariño hacia tí ya que siéndote profundamente devoto lograré un día contemplarte en el cielo en compañía de Jesús y de María.

Padre nuestro

Ave María

Gloria

Glorioso patriarca san José protector nuestro, te rogamos por nosotros.

Gloria a Dios

Bendito nuestro Señor que nos ha dejado a San José y a María para que pongamos nuestro pensar, decir y hacer en sus divinas manos y trituren todo lo que no sea al modo divino, como Jesús nos lo enseñó.

Al leer el tema de este día mi alma se alegró en Jesús mi Salvador que me ha permitido justo en éste día iniciar los talleres para tomar conciencia plena de su divinidad. San José estuvo al frente junto con la Sagrada Familia, por eso digo gloría a Dios y venga a nosotros, pecadores, su Reino, para que sea aquí en la tierra como en el cielo su divino modo y no el nuestro.

Amén y amémonos los unos a los otros como Él nos ama en la unidad de su Divina Trinidad.

El culto a San José

El culto al Santo Patriarca San José debe de ser anterior a lo que comúnmente se cree, pues siempre ha antecedido la devoción privada y popular a la Institución oficial, y ya aparece su fiesta en el siglo VIII, señalada el 20 de julio en un calendario copto de la Iglesia de Oriente, y el 19 de marzo en un martirologio de Rheinau, de la Iglesia de Occidente.

El decreto de su Santidad Pío IX, declarando a San José Patrono Universal de la Iglesia, del 8 de diciembre de 1870, es "Quemadmodum Deus".

Ejemplo de humildad

Para mí San José es el ejemplo de humildad. Él es el personaje mas importante en la vida del Niño Jesús y sin embargo ni se habla de él. Fue escogido por Dios para ser el padre de su Hijo aquí en la tierra y sabía Dios que contaba con él para enseñar a su Hijo todo lo que necesitaba para que no se desviara de su misión. Por eso trato de ponerme en sus manos, me siento segura con él para no desviar mi camino al Padre.

Nací por favor de San José

Después de dos años de casados, mis padres no podían tener hijos. Una tía les recomendó que hicieran los 7 domingos al Señor San José, que nunca niega nada, y al quinto domingo, ¡mi madre estaba esperándome!

En agradecimiento me llamo Ma. Cristina Josefina y siento un gran amor por San José, por haberme tenido en sus brazos, y por su responsabilidad en la formación, acá en la tierra,  de nuestro Salvador, Jesús de Nazaret.