Jueves, 11 Agosto 2022

San José

Oración a San José para pedir una buena muerte

Como muchos sabemos, San José es el santo patrono para pedir una buena muerte, ya que aunque se desconoce la fecha exacta de su muerte, la Tradición de la Iglesia menciona que murió como cualquier cristiano quisiera morir, acompañado de Jesús y de la Virgen María; es por ello que los que creemos y difundimos esta tradición, esperamos morir de igual manera en la que la hizo el Santo casto y silencioso San José. Además, para mí en lo particular, San José es otro ejemplo de ser santo haciendo de la vida ordinaria algo extraordinario. San José es el claro ejemplo de obediencia y fe a Dios nuestro Señor; es por ello que comparto con ustedes la oración a San José para pedir una buena muerte.

Oración a San José para pedir una buena muerte

Poderoso patrón del linaje humano, amparo de pecadores, seguro refugio de las almas, eficaz auxilio de los afligidos, agradable consuelo de los desamparados, glorioso San José, el último instante de mi vida ha de llegar sin remedio; mi alma quizás agonizará terriblemente acongojada con la representación de mi mala vida y de mis muchas culpas; el paso a la eternidad será sumamente duro; el demonio, mi enemigo, intentará combatirme terriblemente con todo el poder del infierno, a fin de que pierda a Dios eternamente; mis fuerzas en lo natural han de ser nulas: yo no tendré en lo humano quien me ayude; desde ahora, para entonces, te invoco, padre mío; a tu patrocinio me acojo; asísteme en aquel transe para que no falte en la fe, en la esperanza y en la caridad; cuando tu moriste, tu Hijo y me Dios, tu Esposa y mi Madre, ahuyentaron a los demonios para que no se atraviesen a combatir tu espíritu. Por estos favores y los que en vida te hicieron, te pido ahuyentes a estos enemigos, para que yo acabe la vida en paz, amando a Jesús, a María y a ti San José. Amén.

- Jesús, José y María, les doy el corazón y el alma mía.

- Jesús, José y María, asístanme en mi última agonía.

- Jesús, José y María, reciban, cuando muera, el alma mía.