Reliquias de la Pasión

User Rating:  / 26
PoorBest 

 

 

 

Se conservan en nuestro mundo, con enorme devoción y en edificaciones que en su mayoría se construyeron específicamente para albergarlas, diversos elementos que formaron parte del acontecimiento salvífico de la humanidad: la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. Son las reliquias de la Pasión.

El inicio de la veneración de estas santas reliquias procede del año 326, cuando santa Elena, madre del emperador Constantino, emprendió una incursión a Tierra Santa inspirada por el anhelo de venerar y rescatar los santos lugares.

Gracias a ella, en Belén se edificó la primera basílica de la Natividad, y la basílica de la Ascensión, en el Monte de los Olivos; se derribaron los templos paganos que los romanos  construyeron en el monte Calvario; se practicaron excavaciones para buscar la Cruz en la que murió Jesús, y se edificó, en el año 330, la basílica del santo Sepulcro, en Jerusalén, en la que quedaron resguardadas varias de las reliquias que fueron halladas por santa Elena.

 

A su partida de regreso a Roma, santa Elena llevó consigo tres fragmentos de la Cruz, los clavos, algunas espinas de la Corona, la escalera de mármol del pretorio y el título de la condena en la Cruz, y los resguardó en uno de los salones del palacio Sessoriano, su residencia imperial.

Tras la muerte de la emperatriz, su hijo, Constantino, transformó el palacio en la basílica de la “Santa Cruz en Jerusalén”, edificada sobre tierra del monte Calvario llevada desde Jerusalén, y consagrada en el año 327, a fin de conservar y venerar, todavía hasta nuestros días, estas santas reliquias de la Pasión de Cristo.

Otras de las Reliquias de la Pasión se encuentran en otros lugares del mundo. En un breve recorrido es posible identificar a 21 de ellas, que son las siguientes:

-Piedra de la Agonía en Getsemaní: dentro de la basílica de la Agonía, en Jerusalén.

-Mesa de la última Cena: en la basílica de san Juan de Letrán en Roma.

-Santo Cáliz de la Última Cena: en la catedral de Valencia, España.

-Plato sagrado de la Última Cena: en la catedral de Génova, Italia.

-Columna de la flagelación: en la iglesia de santa Praxedes, en Roma.

-Corona de espinas: en la catedral de Notre Dame, de Paris, Francia.   
        

-Espinas de la Corona: en diversos santuarios de Roma y de España, en el palacio del Escorial, en Barcelona y en el santuario mariano de Montserrat.

-Vestiduras sagradas: la túnica inconsútil (sin costura), en Argenteuil, Francia; el camisón de debajo de la túnica, en Tréveris, Alemania; y un trozo del manto en la catedral de Anagni, Italia.

-Escalera santa: en el santuario de la Scala Santa, frente a la basílica de san Juan de Letrán, en Roma.

-Santa Cruz: en la basílica de la santa Cruz de Jerusalén de Roma, y en el convento franciscano de santo Toribio de Liébana, en Cantabria, España.

-Título de la cruz: la mitad de la tabla, en la basílica de la santa Cruz de Jerusalén de Roma.

-Clavos de la crucifixión: en la basílica de la santa Cruz de Jerusalén de Roma; en la catedral de Milán, Italia; y en la capilla del palacio real de Madrid, España.

-Preciosa Sangre: dos relicarios con tierra empapada de la Sangre de Cristo, recogida por san Longinos, en la cripta de la basílica de san Andrés de Mantua, Italia; y dos tubos de cristal en la capilla de la Sagrada Sangre, en Brujas, Bélgica.

-Lanza sagrada: una parte, en la catedral de Echmiadzin, Armenia; otra en el palacio real de Viena, Austria; y el mango, en la basílica de san Pedro del Vaticano.

-Sábana Santa: lienzo con la imagen del Divino Rostro y del Cuerpo del Señor, y empapado con su Sangre, en la catedral san Juan Bautista de Turín, Italia.

-Santo Sudario: lienzo impregnado de la Sangre del Señor (sin imagen), en la catedral de Oviedo, España.

-Divino Rostro: imagen plasmada en un lienzo, en el santuario del Santo Rostro, en Manopello, Italia.

-Monte Calvario: el sitio de la Cruz, en una roca dentro de la basílica del Santo Sepulcro, en Jerusalén.

-Piedra de la Unción: entre la roca del monte Calvario y la Rotonda de la Anástasis, dentro de la basílica del Santo Sepulcro, en Jerusalén.

-Santo Sepulcro: en la Rotonda de la Anástasis, dentro de la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén.

-Sitio de la Resurrección: en el Edículo de la Rotonda de la Anástasis, también dentro de la basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén.

De estas 21 Reliquias, la que con asombrosa precisión describe la Muerte y Resurrección de Jesús, es la Sábana Santa de Turín.