Nos estamos perdiendo de Dios

User Rating:  / 37
PoorBest 

 

 

A la humanidad de nuestro tiempo le hace falta Dios, pues es claro que vivimos en una guerra de características muy extrañas en la que las facciones no se distinguen ya por vestir uniformes diferentes, sino por esgrimir ideologías diversas que, mediante argumentaciones, pretenden suplantar a la verdad.

Uno de los argumentos más frecuentes de estas nuevas ideologías consiste en preguntarse, con desdén, acerca de ¿qué es la verdad?, que no deja de ser la misma pregunta que dirigió a Jesús el pretor Poncio Pilato -su injusto juez- durante el interrogatorio previo a su sentencia a morir crucificado (Cfr Jn 18,38). Pero Jesús no le respondió, pues con antelación ya había manifestado ser, él mismo, la Verdad, el Camino y además la Vida (Cfr Jn 14,6).

 

En efecto, así como la verdad -que es absoluta- no puede ser derrotada por argumentaciones -que son relativas- así funciona con Dios, quien es la verdad, en cuanto algo se opone a su voluntad, al momento sale de toda verdad y de toda justicia. Esto ocurre hoy con las autoridades de gobierno y con los responsables de la seguridad pública que han venido a ser, más allá de toda justicia, los colaboradores principales del crimen organizado y los cooperadores del crimen desorganizado, y así hemos llegado al momento en que el enemigo ya no está contra nosotros, sino entre nosotros, y protegido por quienes tienen el compromiso y la obligación de combatirlo. Nuestro país, por supuesto, no es la excepción.

Con tanto mal en el mundo, y en México también, pudiese parecer que Dios nos ha abandonado. Y sin embargo, Dios no nos abandona; somos nosotros quienes le hemos abandonado a Él sacándolo de la familia, de la cosa pública, de las escuelas, instituciones y universidades; relegándolo al interior de las iglesias.

Esta humanidad no ha perdido a Dios, esta humanidad se está perdiendo de Dios. ¿Que en nuestros días ya no ocurren milagros…? ¿Pues cómo habrían de ocurrir, cuando se vive enredado en falsas ideologías que, como norma de vida, pretenden suplantar a Cristo? ¿Y cómo ver milagros, si en lugar de ir al Sagrario, muchos cristianos afirman no ser practicantes porque son promotores de falsas ideologías? Ya Jesús lo advirtió: “¿Por qué esta generación pide un signo? Yo les aseguro: no se dará a esta generación ningún signo” (Mc 8,12).

La generación a la que Jesús se refiere, esa a la que no se le dará ningún signo, es la generación de los indiferentes a la acción de Cristo en la historia, en sus vidas. Ya son muchos, si no la mayoría de quienes que se dicen cristianos, que no practican la doctrina que aseguran seguir, ni asisten a la santa Misa, ni leen ni conocen el Evangelio, no participan de los sacramentos y se mofan de lo sagrado.

Hoy está cobrando fuerza la tragedia de todos los hombres en su ansia de lo infinito, una tragedia que crece en tanto que no se resuelva, y hoy no se resuelve porque ni todas las riquezas del mundo ni todas las ideologías pueden colmar esa necesidad de lo perenne y eterno; y que sólo Dios, en su infinita verdad, puede satisfacer.

La fotografía actual de la humanidad muestra a los seres humanos llenos de vicisitudes, inmersos en conflictos, engañados, endeudados, hambrientos, padeciendo enfermedades y muriendo; como siempre, sólo que hoy ya son muchos los protagonistas de este drama humano que lo viven al margen de Dios, sin Dios, y que cargan sus cruces vacías, sin Cristo, el único que le da sentido al sufrimiento en la entrega amorosa de la vida, en la vida que se da, no en la vida que se toma.

Para resolver esta tragedia primero habrá que buscar el origen de todos los males de nuestro tiempo, el lugar en el que se cocinan las maldades que se convierten en las ideologías que nos están destruyendo. Ese lugar está en nuestros corazones: “De dentro del corazón de los hombres, salen las intenciones malas” (Mc 7, 21). Luego, habrá que aliviar el corazón.

Nosotros, por nosotros mismos, no podemos cambiar nuestros corazones; sólo Dios puede cambiarlos, así que habrá que volver a Dios y pedirle hoy, y todos los días por venir, un corazón nuevo para nosotros, para la humanidad y para todo el mundo, pues si no lo hacemos nada cambiará en este siglo tan necesitado de Dios, pues nadie puede ser bueno si Cristo no lo libera de sus malas intenciones.

Sólo así podrá desaparecer toda amargura, ira, gritos y cualquier clase de maldad (Cfr Ef 4,31) y ya no estaremos perdiéndonos de Dios.