Cardenal Aguiar, Primado de México

User Rating:  / 21
PoorBest 

 

 

 

Nombrado por el papa Francisco el 7 de diciembre de 2017, el cardenal Carlos Aguiar Retes es formalmente, desde el 5 de febrero de 2018, el Arzobispo Primado de México. Él es, indudablemente, el hombre de Iglesia idóneo para conducir el rebaño de esta arquidiócesis, pues tiene espiritualidad que lo hace mantenerse en diálogo con Dios, goza de experiencia como Padre y Pastor por su ministerio como obispo de las diócesis de Texcoco y Tlalnepantla, y posee amplia capacidad de gobierno y de diálogo como lo demostró durante su desempeño en las presidencias de la Conferencia del Episcopado Mexicano y del Consejo Episcopal Latinoamericano.

 

Además, satisface con amplitud los requisitos que establece, en el canon 378, el Código de Derecho Canónico, que rige la vida de la Iglesia: “Para la idoneidad de los candidatos al Episcopado se requiere que el interesado sea: 1) Insigne por la firmeza de su fe, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y dotado de las demás cualidades que le hacen apto para ejercer el oficio de que se trata; 2) De buena fama; 3) De al menos treinta y cinco años; 4) Ordenado de presbítero desde hace al menos cinco años; 5) Doctor o al menos licenciado en sagrada escritura, teología o derecho canónico, por un instituto de estudios superiores aprobado por la Sede Apostólica, o al menos verdaderamente experto en esas disciplinas”.

Recibe una Iglesia que, como dijo su antecesor en su mensaje de bienvenida el lunes 5 de febrero en la Catedral Metropolitana, “ha sido profética y valiente en defender a la familia, el derecho de los no nacidos, el Matrimonio natural, y se ha enfrentado a una mentalidad mundana que quiere imponerse como una dictadura del relativismo y la inmoralidad”.

En su nueva catedral, el cardenal Aguiar dijo: “En este primer acto, en el que he expresado públicamente mi profesión de Fe, he renovado mi promesa de fidelidad de servir como Obispo y Pastor, según la tradición de la Iglesia, para asumir jurídicamente la encomienda como Arzobispo Primado de México, les comparto que me siento con plena confianza en Dios, y lleno de esperanza en la generosa respuesta de todos los fieles de esta Arquidiócesis”, agregó que eligió esta fecha para asumir su responsabilidad, por celebrarse la solemnidad de san Felipe de Jesús, Patrono de la Arquidiócesis, y porque al mismo tiempo “celebramos el 101 aniversario de la Constitución Federal que rige nuestra vida pública como país. En coincidencia, hoy también entra en vigor la primera Constitución que regirá la vida pública de esta gran ciudad de México” y señaló que “La dimensión festiva de nuestra Constitución me ofrece poner en práctica, para bien de nuestra sociedad, los derechos humanos universales, y en especial uno de ellos, la libertad de religión o libertad religiosa, que implica la posibilidad de interactuar como Iglesia con todas las Instituciones Oficiales y Privadas para buscar el bien de nuestra sociedad”.

Al medio día, durante la Misa de Inicio de Ministerio Episcopal, en la basílica de Guadalupe, el cardenal Aguiar denunció la relidad que se vive en la ciudad de México y en el país: “Hoy nos abruman situaciones que violentan la justicia y la paz, agresiones que denigran nuestra condición de hermanos, y que fomentan una vida de confrontación, discriminación, de menosprecio a la dignidad humana, y que conducen a la angustia, a la tragedia y a la muerte. Esto no lo queremos nosotros Pueblo de Dios, pero lo vivimos. Hoy más que antes, nos necesitamos para, a partir de la fe, de esta mirada de trascendencia y convicción de la eternidad, reconstruir el estilo de vida de nuestra sociedad, entregarnos generosamente y replantearnos, como generación del siglo XXI, el aporte y los proyectos pastorales y sociales, que necesitamos realizar para dejar a las nuevas generaciones una ciudad humanizada y humanizante”, luego presentó una exhortación cuando convocó “a todos para afrontar los retos de nuestro tiempo, en comunión y coordinación, descubriendo juntos la tarea que corresponde a cada sector, mediante la escucha recíproca y la puesta en común, en camino sinodal, como lo está pidiendo el papa Francisco”.

Con renovada esperanza, la Iglesia de México recibe a su nuevo Pastor, junto con quien confiamos, como él dijo al término de su primera homilía, “que el Señor hará maravillas entre nosotros”.

Por la gran extensión de la arquidiócesis, el cardenal Aguiar Retes cuenta con ocho Obispos Auxiliares que administran las ocho Vicarías territoriales en las que hay un total de 52 Decanatos y 467 parroquias, y con un presbiterio integrado por 1,875 sacerdotes y 190 diáconos permanentes.